Síndrome de Nutcracker

La incorporación de la técnica endovascular ha supuesto un importante avance en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad venosa, especialmente en lo que se refiere a la patología abdomino-pélvica.

El Síndrome de Nutcracker (SNCK) puede producir en ocasiones el desarrollo de varices en las piernas.

¿Qué es el Síndrome de Nutcracker?

El SNCK (también llamado cascanueces) se define como una compresión de la vena renal izquierda a su paso entre la arteria aorta y la arteria mesentérica superior (pinza aortomesentérica) que dificulta el paso de la sangre pudiendo llegar a comprometer el drenaje del riñón izquierdo.

Las venas y las arterias discurren en paralelo y, en ocasiones, sus caminos se entrecruzan dando lugar a fenómenos compresivos. Se desconoce con exactitud el origen de esta compresión pero es frecuente que se dé en personas delgadas. Una de las funciones que cumple la grasa en el organismo es rellenar espacios y amortiguar unas estructuras anatómicas con otras. Las personas delgadas cuentan con menos cantidad de grasa retroperitoneal y se cree, por ello, que son más propensas a desarrollar el síndrome compresivo.

dolor-lumbar

¿Qué síntomas produce?

El SNCK puede producir dolor lumbar izquierdo, hematuria (presencia de sangre en orina) y un aumento de la presión venosa que termina por generar secundariamente varices en zonas inferiores como la pelvis y los MMII, fundamentalmente en el lado izquierdo; por ello, debemos distinguir entre lo que el SNCK es y lo que es SNCK produce.

¿Qué estudios son necesarios para diagnosticar la enfermedad?

Cuando existe la sospecha de SNCK se solicitan estudios al laboratorio de exploraciones vasculares cuya principal herramienta es el Eco-Doppler Color, empleado tanto en el diagnóstico como en el seguimiento de la enfermedad. Consiste en la realización de un estudio ecográfico no invasivo que muestra la estructura, movimiento y función de los vasos sanguíneos en tiempo real. En nuestro laboratorio, estos estudios los realiza un radiólogo que cuenta con una amplia experiencia en el diagnóstico vascular no invasivo del sector abdomino-pélvico, lo que nos permite realizar estudios de altísima calidad sin la más mínima agresión sobre el paciente.

sonda-ecodoppler
iliocavografia-nutcracker

En el SNCK es también necesario valorar si la compresión venosa puede afectar a la funcionalidad del riñón izquierdo; para ello, es preciso realizar analíticas de orina periódicamente y ,en algunos casos, solicitar valoración nefrológica. El diagnóstico definitivo se efectúa a través de otro estudio mínimamente invasivo denominado iliocavografía que consiste en introducir un catéter mediante punción en una vena de la flexura del codo a través del cual se inyecta un contraste que rellena las venas y permite obtener imágenes e incluso medir gradientes de presión en los distintos sectores a estudiar aportando una información muy valiosa sobre el síndrome compresivo.

Si existen varices pélvicas con indicación terapéutica es posible realizar el tratamiento en el mismo acto (véase síndrome de congestión pélvica). En otros casos, será preciso solicitar otros estudios complementarios como Angio-RMN o Angio-TAC. En nuestra Unidad, los pacientes tienen acceso a los servicios de diagnóstico especializado del Hospital Ruber Internacional, lo que asegura una atención médica de calidad.

¿Cómo se puede tratar el Nutcracker?

El procedimiento empleado en el tratamiento del SNCK se denomina angioplastia y consiste en dilatar la vena renal izquierda mediante la introducción de un catéter especial que navega hasta el punto en que se encuentra la zona estenótica insuflando un “balón” y depositando en su interior un dispositivo metálico denominado stent, que mantiene el calibre de la vena y evita que vuelva a estrecharse. Este procedimiento tiene lugar en una sala de angiografía digital de altas prestaciones situada en el área quirúrgica del Hospital Ruber Internacional de Madrid; no requiere cortes ni aperturas sobre la piel y, normalmente, se emplea anestesia de sedación y local.

La mayoría de los pacientes portadores de SNCK se mantiene dentro de un protocolo de seguimiento que consiste en la realización de controles periódicos de orina, eco-doppler color, etc. Sólo un pequeño porcentaje de todos ellos son angioplastiados. Es muy frecuente que los pacientes que presentan SNCK tengan, además, varices en la pelvis y/o en los MMII, cuyo tratamiento es independiente al de la compresión de la vena renal izquierda.

nutcracker
nutcracker